Industria Alimentaria

La industria alimentaria es la parte de la industria encargada de la elaboración, transformación, preparación, conservación y envasado de los alimentos de consumo humano y animal. Las materias primas de esta industria consisten principalmente en productos de origen vegetal (agricultura), animal (ganadería) y fúngico (relativo a los hongos). El progreso de esta industria nos ha afectado actualmente en la alimentación cotidiana, aumentando el número de posibles alimentos disponibles en la dieta. El aumento de producción ha ido unido con un esfuerzo progresivo en la vigilancia de la higiene y de las leyes alimentarias de los países intentando regular y unificar los procesos y los productos.

Hay muchos alimentos que consumimos tal y como los proporciona la naturaleza o con pequeños cambios. Suelen comprarse en los mercados y son productos perecederos, como fruta, verdura, carne, pescado, huevos, etc. Pero hay otros muchos que necesitan una transformación importante para su consumo (yogures, zumos, conservas, pastas, etc.) e incluso su fabricación artificial (refrescos). De esos procesos se ocupa la industria alimentaria.
Unido al problema de la producción de alimentos está el de su conservación. Los alimentos se pudren por la acción de microorganismos, se enrancian por la acción del oxígeno del aire, pierden lentamente su sabor característico, se endurecen, etc. Para evitar estos perjuicios, es necesario utilizar aditivos alimentarios de diversos tipos. Su naturaleza y clasificación están reguladas por leyes muy rigurosas en todos los países europeos.
 

La alimentaria utiliza muchos métodos para la conservación de muchos alimentos de origen vegetal. Estos métodos destruyen los microorganismos o impiden la contaminación de los alimentos por parte de microorganismos de las partes germinativas sin dañar la masa comestible, con lo que se conservan mucho más tiempo.